miércoles, 2 de julio de 2008

El camaleón que muere por exceso de sexo

Del huevo a la acción y luego al descanso eterno. Así es el ciclo vital de la especie 'Furcifer labordi', un diminuto camaleón de Madagascar que pasa dos terceras partes de su vida dentro de su huevo y que sale sólo para disfrutar de un pequeño periodo de 'sexo violento' y luego morir, incluso antes de que sus descendientes vean la luz.

Imagen de un macho de adulto de la especie 'Furcifer labordi'. (Foto: PNAS)

La asombrosa forma de vida de este animal ha sido desvelada por primera vez por los investigadores en un estudio publicado por la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America' (PNAS). Este lagarto es uno de los camaleones más pequeños que se conocen: los machos miden 9 centímetros de largo, mientras que las hembras alcanzan sólo los 7 centímetros.

Los científicos descubrieron que los animales, que salen de sus huevos a comienzos de noviembre cuando inician las lluvias, se convierten en adultos en un periodo de tan sólo siete semanas, y que todos mueren sin excepción hacia abril, justo antes del comienzo del aumento del clima seco. Alrededor de este tiempo, los animales pierden la mayor parte de su fuerza, incluso cayendo de los árboles sin ninguna razón particular.

Justo antes de morir, las hembras producen aproximadamente una docena de huevos de unos 12 milímetros de largo. Estos incuban en la tierra durante ocho meses y eclosionan en noviembre, momento en el que el ciclo comienza otra vez.

Esta historia de vida es común en plantas e invertebrados, pero de las aproximadamente 28,000 especies de vertebrados de cuatro extremidades solamente 20, incluyendo otros lagartos y algunos marsupiales, tienen ciclos de vida anuales.


Puedes leer la noticia completa, en su medio original.

6 comentarios:

Mamen dijo...

Sé de muchos que le envidiarían ;-)

Mr Blogger dijo...

Si la vida se resumiera solo en el sexo, posiblemente si. Pero afortunadamente hay más cosas.

fernando dijo...

la vida aninal es sorprendente. Yo no me cambio por este camaleón ;)

un beso.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Es asombroso lo que nos cuentas..
No dejo de pensarlo..

te dejo abrazos.

Verbo... dijo...

Wao
a ése se le llama, pleno objetivo de reproducción.

Un beso ♥

M.

Raquel Ricote dijo...

Jaja, no sera que el camaleon no esta acostumbrado...