martes, 9 de junio de 2009

El pueblo que no quiere águilas imperiales

Desde que nació la Red de Municipios por el Águila Imperial Ibérica, hace dos meses, 57 ayuntamientos situados en el hábitat de la especie se han adherido a esta iniciativa, empeñada en salvar de la extinción a la rapaz más amenazada de Europa. Todos los municipios que han respondido a la llamada de la organización ecologista SEO/Birdlife, promotora de la red, lo han hecho afirmativamente. Salvo uno: San Román de los Montes.


El consistorio de este pueblo toledano, de apenas 700 habitantes, tumbó el pasado 28 de mayo una moción de la concejala independiente Soledad de la Llama para sumarse al proyecto, que ya incluye otros pueblos toledanos y grandes ciudades, como Córdoba.

La Red, impulsada por varias entidades -como la Fundación Biodiversidad, perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino-, reclama a los ayuntamientos adscritos que tengan en cuenta la conservación del águila imperial ibérica y de su hábitat en todas las políticas municipales, incluido el urbanismo. Y este parece ser el culpable del rechazo al águila imperial en San Román de los Montes.

El alcalde del pueblo, Francisco Sánchez, no esconde su escepticismo hacia la conservación del medio ambiente. "Esta concejala quiere que dejemos de construir viviendas sociales para conservar el águila imperial, pero yo, como el 99,9% de los vecinos, no he visto un águila imperial en mi vida", asegura. Según Sánchez, sólo ha avistado "pajarracos muy grandes de vez en cuando", pese a que San Román de los Montes está en el corazón del área de distribución de la rapaz, que apenas cuenta con 250 parejas en la península Ibérica.

Según sus propias palabras, "Hay entidades superiores que tienen que proteger a las águilas, no nosotros".

Puedes leer la noticia completa, en su medio original.

3 comentarios:

Asterina dijo...

Alucinante....si es que Dios da pan a quien no tiene dientes!

Perséfone dijo...

Asterina, es tremendo, sí. No me extraña que nos vaya como nos va si continuamente vamos relegando en los demás todo tipo de responsabilidades.

En fin...

Gracias por pasar.

Un abrazo.

Miazuldemar dijo...

Pajarracos muy grandes. Hay que joerese. Sin comentarios.