viernes, 24 de julio de 2009

Los bebés entienden los ladridos de los perros

Una nueva investigación realizada en la Universidad Brigham Young en Utah, Estados Unidos, revela que cualquier bebé podría descifrar los ladridos de los perros sin dificultad.

Durante el estudio, el psicólogo Ross Flom y sus colegas les mostraron a varios niños de seis meses de edad dos fotografías distintas de un mismo perro, una en la que aparecía muy irritado y otra con una apariencia amigable. Posteriormente reprodujeron sonidos de los ladridos de un perro agresivo y de otro amistoso de manera aleatoria.


Para sorpresa de los investigadores, los pequeños siempre observaban fijamente la imagen correspondiente al ladrido momentos después de escucharlo. “Los bebés son capaces de identificar el estado de ánimo de un canino con sólo escucharlo ladrar”, asegura Flom.

El experimento respalda la idea de que desde, mucho antes de aprender a hablar, los bebés pueden reconocer y responder al tono de las voces humanas y los sonidos de animales. "Las emociones son una de las primeras cosas que aprendemos a reconocer en nuestro entorno social”, explica Flom. “Escogimos a los perros porque son animales altamente comunicativos, tanto en sus posturas como en sus ladridos", añadió el especialista.

5 comentarios:

Manuel de la Fuente dijo...

Wow, interesantísima noticia (por algo es de Muy Interesante), y la foto del bebé y el cachorro, preciosa.

no comments dijo...

Interesante noticia sí. Ya decía yo que recordaba haber mantenido verdaderos diálogos en mi infancia con los perros del pueblo. Claro que eso fue antes de ingresar en el psiquiatrico..jajaja

Un saludo indio

José GDF dijo...

Esto confirma lo que siempre se ha sabido, que un bebé puede estar incómodo o feliz según qué persona tenga al lado o la esté cogiendo en brazos.

Con los animales no iba a ser una excepción...

El primer lenguaje que aprendemos son las emociones, y lo seguimos utilizando el resto de nuestras vidas, ¿no te parece?

KI dijo...

Lastima que con el trascurrir de los años vamos perdiendo por la falta de estimulación, muchas de las habilidades que poseemos.


Besos Persé

Capitán Clostridium dijo...

No sé hasta que punto podría ser eso cierto. Aunque he de reconocer que yo a mi perro lo trate como si se tratara de un niño pequeño. Son como niños!!!