viernes, 7 de agosto de 2009

Batalla entre delfines y pescadores

Varios delfines boto y tucuxi (especies de agua dulce) han aparecido muertos en la cuenca del río Amazonas, con heridas provocadas por machetes y arpones. Son los pescadores quienes les atacan porque piensan que estos les roban sus peces, arruinan sus redes y, lo más lamentable de todo, porque muchos creen que estos animales traen mala suerte.

En algunas zonas de la cuenca amazónica, particularmente en Colombia y Brasil, los delfines son buscados para vender sus partes. Los genitales y los ojos de los tucuxis y los botos se venden como amuletos en muchos mercados populares, mientras que la carne del boto se usa como carnada para pescar un bagre conocido como "piracatinga".

Sin embargo, el estado en el que fueron hallados los delfines (sus cadáveres estaban completos) demuestra que los pescadores los matan con el objetivo de eliminarlos y no de explotarlos.

Como decíamos al comienzo, al hecho de que los mamíferos acuáticos como las ballenas, los delfines y los leones marinos sean vistos como competidores por los recursos pesqueros se le deben sumar las superticiones.

En algunas partes del Amazonas, el boto es considerado un ser travieso, intempestivo, al que se le teme y también se le respeta, mientras que en los casos más extremos, se cree que los delfines se transforman en hombres apuestos que se acercan a la costa para seducir a las mujeres jóvenes, lo cual explica el interés por sus genitales para fabricar amuletos.

Esto supone un arma de doble filo, ya que si bien estas creencias a veces sirven para proteger a los botos y otras variedades de delfines, en muchas ocasiones son un motivo para matarlos por el miedo que inspiran y para prevenir embarazos no deseados en las adolescentes.

Los delfines amazónicos juegan un papel crucial en la cultura local y los aspectos positivos de su influencia deben ser apoyados, sin embargo la educación medioambiental en las escuelas es fundamental para evitar estos conflictos en el futuro y tratar de desalentar las actitudes negativas hacia los animales.


8 comentarios:

Capitán Clostridium dijo...

Pero, ¿cómo puede alguien pensar así de un delfín?

Deprisa dijo...

Pues sí, en este tema, como en tantos otros, la educación es fundamental.

Cristina Meseguer dijo...

buff se me pone la piel de gallina, no lo entiendo es vergonzoso.

Atacando a nuestro propio hogar, el mundo...

Erinia dijo...

El problema principal es la ignorancia... y el hambre. Mi abuela, que pasó mucha en la Guerra Civil, siempre lo ha dicho:
"Donde hay hambre, no hay compasión ni remilgo que valga".

Y yo digo que donde hay pobreza, hay ignorancia, y donde hay ignorancia, surgen este tipo de ideas, como que "los delfines dan mala suerte".

Es triste y asqueroso, pero de momento, es lo que tenemos.

EL SUM dijo...

Que mala onda, de plano que con mucho respeto a las diferentes culturas, matar un animalito xq disq trae mala suerte... por favor!

betty dijo...

mierda!!! vengo a leerte y me amargo te juro!
como es posible que hagamos estas barbaridades????
hay algo mas divino y tierno que un delfín???
hasta cuando Dios mío!!!!!

Perséfone dijo...

Capitán Clostridium: Eso mismo me pregunto yo, querido. Con lo adorables que son...

Deprisa: Fundamental y urgente. No se pueden seguir poniendo en peligro más especies por razones como esta.

Cristina Meseguer: Desgraciadamente eso es demasiado común. Cualquiera diría que vivimos de la propia tierra, con lo mal que la cuidamos y lo poco que la respetamos.

Erinia: ¡Qué alegria verte por aquí, guapa! Tienes mucha razón. Y cuando es por temas de subsistencia lo comprendo, pero cuando es por temas de cultura o tradiciones más absurdas (y no hay que irse muy lejos para ver esto) me crispa bastante los nervios, no lo puedo remediar.

EL SUM: Resulta increible que esto suceda en nuestros días ¿verdad? EL caso es que no sé si podemos poner a la misma altura a todas las culturas, pues no todas tenemos el mismo nivel de desarrollo ni los mismos medios. No sé...

betty: Jo, no me digas eso. Mi intención es la de denunciar ciertos hechos, pero desde luego no quiero hacerle pasar un mal rato a nadie ¡Que luego no quereis volver!

En fin...

Muchísimas gracias a todos por vuestra participación, especialmente a los que venis por aquí por primera vez.

Un saludo.

Manuel de la Fuente dijo...

La ignorancia es el peor enemigo del hombre... y su más fiel acompañante.