domingo, 7 de febrero de 2010

Detenida por vender gatos con 'piercings'

Suele decirse que en este mundo hay gente para todo. Lo malo es que la ocurrencia de algunas personas no sólo estan destinadas al beneficio económico propio, sino que también suelen hacer daño a quienes menos posibilidades tienen de defenderse.

Este es el caso de Holly Crawford, una mujer de 35 años residente en Pennsylvania, que el próximo 31 de marzo se enfrentará a una sentencia por crueldad animal por perforar con una aguja utilizada para ganado las orejas y el cuello a tres gatos para después colocarles piercings e intentar venderlos a través de eBay. De hecho fue un usuario de está popular página web quien denunció el hecho a las autoridades, que se personaron en su casa para detener a la acusada en en diciembre de 2008.

La artífice de tamaña majadería no sólo afirma que vender gatos con piercings le pareció "de buen gusto", sino que además ha declarado, en su intento de comparar este caso al de los padres que permiten a sus hijos perforarse las orejas a edades tempranas, que no entiende la diferencia entre hacer un piercing a un humano y hacerselo a un animal.

Para información de quienes pudieran verlo del mismo modo que esta señora, diremos que la diferencia no sólo radica en el consentimiento de las partes afectadas, sino que en este caso concreto, según una especialista, los gatos podrían haber muerto por causa de los piercings, que obstaculizaban su equilibrio y sus percepciones físicas. Eso sin contar que los pendientes en las orejas impiden su audición y en el cuello producen un constante sentimiento de sumisión al sentir los gatos lo mismo que si estuviesen siendo mordidos constantemente por otro animal.

No reo que haga falta decir que debemos pensarnos dos veces los riesgos que entrañan determinadas acciones cuando se trata de nuestras mascotas y que ellos no están aquí para aguantar las modas (y mucho menos las excentricidades) de algunos personajes.

3 comentarios:

la gata dijo...

He tenido que leer dos veces el título de esta entrada, porque no me podido creer lo que he leído la primera vez.
Poco puedo añadir a lo que ya se ha dicho... me parece una salvajada.
Menos mal que hay gente con buen corazón y denuncian este tipo de actos.
Deseo que estos pobres gatos encontrasen una buena familia que les sepan tratar como se merecen, como gatos que son.
Besos

Lillu dijo...

Joer, hay que ver lo que hace la gente a veces! No sólo excéntrica, sino totalmente inconsciente! Si quería que sus gatos parecieran más fashion haberles puesto un vestidito de volantes, que al menos no les crea ningún trauma físico... En fin, hay cosas que cuesta creerlas.

saluditos

Sidel dijo...

Tenían que hacerle a ella piercing por todo el cuerpo sin ninguna anestesia y ojala se le infectaran! Si le deseo el mal, por ser cruel y estúpida! Los gatos dirán ¿que hemos hecho para merecernos esto? y luego nos bufan! con razón!
Una indignada!