viernes, 25 de junio de 2010

La última factoría ballenera en España

Quienes esteis al tanto de la actualidad, sabréis que el pasado lunes arrancaba la reunión de la Comisión Ballenera que pretendía decidir el futuro de la caza de ballenas, tratando de aproximar posturas entre las naciones conservacionistas y las balleneras para que estos últimos acepten las reglas impuestas mediante el debate en torno a la posible reapertura de la caza de ballenas durante los próximos 10 años bajo unas cuotas restringidas.

Tal y como muchos esperábamos, la comisión ha fracasado aplazando hasta el próximo año la decisión sobre el levantamiento de la moratoria ante la falta de consenso expresada por los países miembros, con intentos de soborno con dinero y prostitutas y amenazas incluídos.

Efectuada la denuncia que tristemente a nadie pilla por sorpresa, vamos con una curiosidad:

En nuestro país, Caneliñas fue la última (y la única) factoría española dedicada a cortar carne de ballenas. En ella llegaron a trabajar más de 100 operarios, sobre todo mujeres, pero cerró en 1985, año en el que se aprobó la moratoria internacional que prohibía la caza de ballenas.

Todavía se pueden ver los depósitos de grasas, los tanques de aceite y las cámaras donde se almacenaba la carne destinada, casi exclusivamente, a Japón.



Imagino que cerrar en su día lo que terminó convirtiendose en uno de los símbolos de creación de riqueza en la Costa da Morte no fue fácil y perjudicó, obviamente, a muchos de sus trabajadores.

No sé si es justo comparar esto con la situación de un país entero.

Sin embargo si creo que los tiempos cambian y los recursos se acaban. Son muchas especies las que están en peligro. Ya que no somos capaces de valorar la naturaleza como se merece, tratemos de utilizar la coherencia: por mucho que se quiera, no hay para todos.

¿No es hora ya de cambiar ciertos hábitos y de buscar otras salidas? ¿Tú qué opinas al respecto?

3 comentarios:

LaMarSalao dijo...

Qué triste que no se pueda llegar a un acuerdo.

Lo malo es que la mayoría de las veces (por no decir siempre) se llega tarde...

Esperemos que esta vez no sea lo suficientemente tarde.

Un saludo y buen finde!

Cris e Isha

Markos dijo...

Ya está bien de explotar recursos sin pensar en las consecuencias. Hasta la fecha sólo se ha pensado en el beneficio económico de cualquier empresa de este tipo, ya sea la sobreexplotación animal o minera. Y el resultado siempre es la aniquilación y la pérdida de vida.
Ya va siendo hora de hacer las cosas de otra forma y demostrar que tenemos cerebro para algo más que ganar dinero.
Muy buena denuncia.
Salu2

Asterina dijo...

Qué horrible! No tenía ni idea de que había habido una factoria en España y que cerrado en 1985. Es increíble!