miércoles, 9 de junio de 2010

Muchas especies son victimas del vertido

Se calcula que la mancha de petróleo vertida en el Golfo de México el pasado 21 de abril por la explosión de la plataforma Deepwater Horizon ocupa ya una superficie de 24.435 kilómetros cuadrados (más o menos la extensión de la Comunidad Valenciana), mientras que la cantidad de crudo vertido se estima entre los 70 y 110 millones de litros. Y lo peor es que, según afirman algunas fuentes, todo apunta a que este seguirá emergiendo hasta el próximo mes de agosto.

Obviando la crisis humanitaria que sin duda se esconde detrás de todo esto y centrándonos en el tema que nos ocupa normalmente, la mancha alcanzó el pasado sábado las costas de Queen Bess Island en Lousiana, afectando a los pelícanos pardos, gaviotas y otros pájaros que anidan en la isla cerca de tres millas al este de la Gran Isla.


Video: ATLAS | Visto en: Público TV.

Si continuamos con las cifras, más de 400 especies están en peligro a causa del vertido. Y eso por no hablar de las otras 15.419 que se han llegado a catalogar bajo las aguas del Golfo de México, la sexta masa marina del mundo.

Sin embargo, lo más indignante de la situación es que, mientras lo que algunos expertos han llegado a bautizar como un laboratorio de vida se deteriora a marchas forzadas, los reponsables van de intento en intento desesperado, pero siempre tratando de evitar más pérdidas, al tiempo que aquel que debería sancionarles de un modo ejemplar se dedica a hablar de 'patear culos' y facturas económias, como si estas últimas fuesen a recuperar las zonas afectadas por arte de magia...


¿Es que no piensan pararlo nunca?
¿Es que los culpables se van a ir, como siempre, de rositas?

3 comentarios:

Markos dijo...

Apostamos algo a que al final la culpa será de un golpe de mar que movió algo?
El desastre es tremendo, el daño irreparable y no pagará nadie por ello, bueno sí, los que se han quedado sin habitat.
Salu2

Pablo Escribano Álvarez dijo...

Uno de los mayores crímenes contra la naturaleza. Es impresionante la capacidad que tiene el ser humano de estropear algo tan valioso por culpa de la avaricia.
Y estoy totalmente de acuerdo con Markos, al final los que pagan son todas esas especies que se encuentran ahora al borde de la extinción.

Un saludo.
Pablo Escribano.

Ralph dijo...

Piensa que al final aunque tengan que pagar miles de millones por los daños ocasionados todo terminará saliendo de nuestros bolsillos, aunque como va la cosa ultimamente no sé si encontrarán algo dentro de ellos para cuando lo resuelvan.