miércoles, 21 de julio de 2010

Publicistas lanzan en paracaidas a un burro

Siempre he escuchado que uno de los objetivos primordiales en publicidad es que hablen de tu producto, siendo lo de menos si se hace para bien o para mal. De lo que no era consciente es de que valía todo para lograrlo.

En concreto me refiero al caso de unos empresarios del distrito de Temriuk a quienes se les ocurrió la ingeniosa idea de amarrar a un burro a un paracaídas y lanzarlo volando sobre una playa de Krasnodar (ubicada en la locailidad de Golubítskaya, al sur de Rusia) repleta de familias con la única intención de llamar la atención de los bañistas y veraneantes, según ellos mismos, sin llegar a considerar que este pudiera sufrir.

Obviamente, los siete minutos que duraron la operación fueron fatídicos para el animal, cuyo estado de desesperación era tal que le llevó a rebuznar con la suficiente intensidad como para provocar el llanto de los niños que observaban la escena sin quererlo así como la indignación de todos los allí presentes, que decidieron incluso tomar fotos y llamar a los periódicos para así denunciarlo.

Según cuentan, el burro aterrizó finalmente de una manera horrible: siendo arrastrado varios metros sobre el agua para después -ya medio muerto- ser sacado hacia la orilla.



Los medios afirman que la policía inició una investigación tras el incidente por posible maltrato animal, lo que podría llevar a los responsables de la 'bromita' a enfrentar cargos criminales.

Lamentablemente, estoy completamente segura de que jamás saldrá a la luz el resultado del juicio al que se les someta. Y en caso contrario, imagino que la pena para nada coincidirá con lo que la gran mayoría de nosotros consideramos justo. Sin embargo, me veía en la obligación de denunciar el caso.

Y es que no logro hacerme a la idea de que exista gente en el mundo con tal falta de escrúpulos. Porque lo de la ignorancia de algunos respecto al sufrimiento animal, directamente, no hay quien se lo crea.


Video: BBC Mundo.

9 comentarios:

MARIN dijo...

Pos yo me cago en to los .... de los gilipollas estos rusos de su p... m....
¡¡Dios cuanta impotencia!!!

Asterina dijo...

No me lo puedo creer...qué clase de monstruos podemos llegar a ser los humanos :(

aliere dijo...

Qué fuerte. Es lo que decía la Lola Flores: Lo importante es que hablen de una, aunque sea bien.

En este caso y en muchos otros el fin no justifica los medios. Es completamente innecesario someter a un animal a semejante estrés. Me alegro de que, independientemente de la multa que les pongan, hayan obtenido el efecto contrario: la gente se indignó contra ellos y no va a pensar bien de su producto. Los espectadores no eran tan insensibles como los publicistas. Algo es algo.

kkarlos dijo...

Que hijos de .., que desgraciados !!! esto demuestra que la estupidez humana es una grave enfermedad y muchos se sienten cómodos practicándola !!

Ya veo que el amigo Einstein tenia razón en que la estupidez humana es infinita ...

Saludos Perséfone !!

Nat dijo...

Me da más que vergüenza!!! nunca imaginé que que para hacer publicidad hicieran smejante estupidez , menudos payasos...

Markos dijo...

Me encantaría que lo repitieran, pero en lugar de ser el asno el que salga colgado del parapente fueran ellos pero colgados de un tobillo, en pelotas...no sé si sería mejor que aterrizaran en mitad de Groenlandia o en una exposición de cactus...que duda.
Salu2

Lillu dijo...

No he querido ver las imágenes porque me puedo imaginar perfectamente el sufrimiento del pobre animal. No me creo que no pensaran que el burro pudiera sufrir, es como si te tiran de un quinto piso en caída libre y te dicen que no pensaban que pudieras sufrir... anda ya.

saluditos

Ralph dijo...

Habría que decirle a los publicistas que para evitar este tipo de accidentes lo prueben ellos mismos antes de intentarlo con otras especies animales. Saludos.

Perséfone dijo...

¡Amigos! Tenemos noticias sobre Anapka (que es como se llama el protagonista de esta historia).

Al parecer, ahora mismo vive a cuerpo de rey en un establo de lujo perteneciente al Kremlin. Una vez se encuentre en perfecto estado, viajará al Reino Unido, ya que lo ha adquirido el diario 'The Sun'.

¡Más info en este enlace!