sábado, 14 de agosto de 2010

Localizada en Cazorla una nueva población de una libélula protegida

Los trabajos realizados recientemente por los técnicos de Medio Ambiente en la provincia de Jaén, en el marco del Programa de actuaciones de conservación de los invertebrados en Andalucía, han dado como resultado el hallazgo en el río Guadalentín, de una nueva población de una de las especies de libélula más amenazadas de Europa, 'Oxygastra curtisii'.

Según informa la Consejería de Medio Ambiente en nota de prensa, esta especie está recogida en el Catálogo Andaluz de Especies Protegidas con la categoría 'Sensible a la alteración de su hábitat', al igual que la recoge el Catálogo Español. En el ámbito internacional, está catalogada en la Directiva Hábitats (Anexos II y V), y en el Convenio de Berna (Apéndice II).

El Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas es el único lugar de Andalucía donde coexisten ésta y las otras tres especies de odonatos protegidas, que son otras dos especies de libélula -Macromia splendens y Gomphus graslinii- y una de caballito del diablo -Coenagrion mercuriale-. Para las tres especies de libélulas (O. curtisii, M. splendens y G. graslinii) es fundamental un adecuado desarrollo de la vegetación de ribera, de manera que las larvas puedan desarrollarse en las raíces que están dentro del agua, antes de emerger cuando se transforman en adultos.

Los tramos fluviales donde habitan son soleados, con aguas limpias y con un bosque de ribera bien conservado y bien desarrollado. Por ello, el hecho de haber localizado esta nueva población en un tramo del río Guadalentín confirma que el ambiente fluvial del mismo es uno de los mejor conservados del Espacio Natural.

Asimismo, en el marco del mismo Programa --que cuenta con el apoyo del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural--, y debido a la coexistencia de estos invertebrados amenazados, Medio Ambiente ha llevado a cabo una actuación de repoblación en determinadas orillas en un tramo de 1.100 metros de longitud con 300 ejemplares de sauces y fresnos, mediante la cual se pretende además beneficiar a otras especies de la fauna de la zona, como las amenazadas almejas de río o náyades.

Los árboles han sido ubicados en la ribera del río Guadalquivir en las proximidades de la localidad de Coto Ríos, en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas y han sido provistos de protectores para evitar posibles afecciones provocadas por la fauna silvestre o doméstica.


1 comentario:

Susana Terrados Sánchez dijo...

¡Cuantas cosas desconocemos los llamados "gente normal sin conocimientos especiales", menos mal que siempre hay alguna contribución como la vuestra que nos va esnseñando poco a poco.Es una entrada interesante. Gracias por compartirla.
Saludos.