miércoles, 6 de julio de 2011

Las hormigas reconocen a sus enemigos

Una especie de hormiga denominada Temnothorax longispinosus es capaz de diferenciar a sus peores enemigos, a los que ataca con extraordinaria agresividad: sus colonias son frecuentemente invadidas por algunas de las cerca de 20 especies de hormigas esclavistas, que intentan robar sus crisálidas o ninfas. Cuando las invasoras son detectadas, las hormigas intentan morderlas y picarlas hasta la muerte.

Sin embargo, estos insectos no pierden su energía y reaccionan de forma muy diferente cuando se trata de intrusos menos peligrosos.

Los resultados del estudio, conducido por Inon Scharf y Susanne Foitzik, de la Universidad Johannes Gutenberg en Maguncia, Alemania, fueron publicados en la revista Ethology.

Los científicos querían determinar la reacción de T. longispinosus ante diferentes intrusos y para ello transportaron toda una colonia al laboratorio.

En su ambiente natural, estas hormigas viven en bosques en el noreste de Estados Unidos así que se introdujeron obreras de cuatro especies diferentes en la colonia. La primera era una especie que vive en otro tipo de hábitat, la segunda era una hormiga de la misma especie y la tercera era un intruso conocido, es decir, una especie que habita en las mismas áreas. Finalmente, las hormigas se encontraron con los intrusos más peligrosos, las especies esclavistas, que invaden las colonias de sus enemigos robando sus crías y muchas veces matando a la reina.

Las esclavistas invaden las colonias de otras especies, llevándose a las larvas y las crisálidas para criarlas como trabajadoras en sus propias colonias por lo que el resto de hormigas esclavizadas son forzadas a realizar tareas esenciales para sus nuevos amos: cuidar a la reina, criar a las larvas y traer alimento a la colonia.

Cuando las hormigase enfrentaron a las esclavistas, las atacaron ferozmente. Sin embargo, en el caso de las otras tres especies, simplemente trataron de expulsar a las intrusas de su nido, algo que, según los científicos, tiene sentido desde un punto de vista evolutivo, pues las hormigas no desperdician su energía respondiendo agresivamente ante todos los intrusos sino que ajusten su respuesta a la gravedad de la amenaza.


Puedes leer la noticia original, en su fuente de proceencia.

1 comentario:

Adara dijo...

Qué casualidad! Justo acabo de leer esta misma noticia en internet, y me he dicho, la voy a publicar en el blog, pero ya no, porque va a parecer que te he copiado! jajaja.

Como siempre, geniales tus entradas, siempre nos mantienes al día ;)

Un abrazo!