sábado, 16 de junio de 2012

Australia se plantea autorizar los safaris de cocodrilos

Australia ha decidido someter a consulta pública la posibilidad de autorizar los safaris para cazar cocodrilos en el norte del país, con el fin de promover el turismo y fomentar el empleo entre los aborígenes. Se trata de una propuesta similar que hace varios ya rechazó argumentando que no era apropiado, aunque en esta ocasión se ha comprometido a revisar la cuestión teniendo en cuenta de que el número de ejemplares se ha disparado.

Los gigantescos cocodrilos de estuario habitan las zonas pantanosas del Sudeste Asiático y el norte de Australia, donde están protegidos a nivel nacional como local. Antes de la década de 1970 se contaban con unos 3.000 cocodrilos de estuario, pero a mediados de la década de 1990 la población se recuperó y llegó a los 75.000 ejemplares, aunque actualmente se calcula una población de más de 100.000 en todo el país.

Otro de los objetivos de la medida del Gobierno australiano es promover el turismo. En Australia existen granjas de cocodrilos para vender su carne a los restaurantes turísticos locales y también se aprovecha su piel para numerosos artículos de moda. Además, varios operadores turísticos realizan excursiones guiadas para conocer sus hábitats.

Paul Henderson, ministro jefe del Territorio Norte, el cual se muestra más proclive a dar trabajo a los aborígenes y estimular el turismo, explica que el Gobierno australiano ha accedido a la posibilidad de permitir la caza de estos animales por un período de prueba de dos años. Según esta propuesta, que se someterá a la consulta pública abierta hasta el próximo 25 de junio, se fijará una cuota anual de unos 50 cocodrilos, previo pago.

Pero no todos están contentos, la Sociedad Real para la Prevención de Crueldad a los animales asegura que esta no es la forma adecuada de controlar la población de cocodrilos, sino que es una forma de matar animales por entretenimiento.

La respuesta del ministro de medio ambiente del Territorio Norte, Kark Hampton es que los safaris de caza de animales salvajes, como el búfalos o cerdos, ya existen en zonas privadas y con similares restricciones que las que ahora se aplicarían a los safaris de cocodrilos.

Por suparte, el Gobierno australiano esperará las opiniones de los ciudadanos para adoptar una decisión, afirmó el ministro del Ambiente de Australia, Tony Bourke, quien enfatizó que el Gobierno escuchará todos los puntos de vista antes de que se adopte una resolución.

¿Y tú, qué opinas al respecto? 

Puedes leer la noticia original, en su fuente de procedencia.


2 comentarios:

Susana Terrados dijo...

Pues...es una situación complicada. Yo aborrezco la caza por deporte sea del tipo que sea. entiendo que es ideal dar trabajo a los aborígenes pero ¿es esa la única manera? Un besote

PiliMªPILAR dijo...

Esta tarde no sé si estoy por la caza, los safaris, los no crocodiles, los animales salvajes: Me abduce e inquieta Grecia.
Y es irrefutable que 'cuando las barbas del vecino veas pelar...'
De todos modos, los aborígenes seguro que serán los primeros damnificados, con o sin trabajo.