miércoles, 20 de febrero de 2008

El 'salto' hacia la libertad de una tigresa

Una tigresa de bengala preñada ha sido devuelta a su medio natural después de que se pasease durante más de 14 horas por una ciudad del Sur de la India.

El calvario de la hembra en cinta comenzó el pasado lunes, cuando salió de la Reserva de Tigres de Sunderbans, que forma parte del manglar más grande del mundo. El crecimiento de las ciudades en la India está propiciando que se den casos de este tipo debido a la cercanía de los núcleos urbanos de los bosques.

Cuando fue vista por los vecinos se produjo una persecución por parte de cientos de personas atemorizadas que trataban de abatirla para evitar que causase daños a la población local. Para refugiarse, la tigresa se subió a un tipo de higuera propio de la región de Bengala, de forma que nadie podía alcanzarla.

A pesar de la llegada de cinco guardas forestales procedentes de la reserva, la muchedumbre no cesaba su intento de acabar con el animal. Finalmente, tras horas de espera y después de que la tigresa huyera del árbol, los agentes consiguieron dormirla con dardos tranquilizadores.

Con ayuda de las redes de pescadores locales fue llevada hasta un pequeño puerto donde fue embarcada para devolverla a la Reserva de Sunderbans. En el trayecto fue tratada con sumo cuidado para evitar que sufrieran daños tanto ella como sus futuras crías.

Fuente de la noticia: El Mundo.

1 comentario:

Raquel Ricote dijo...

hala, lo primero que se le ocurre a la gente es matarlo no? suerte de que llegaran los guardas porque sino la pobre habria sufrido mucho