sábado, 17 de mayo de 2008

Caza mayor, mal menor

Cada año, miles de españoles viajan a África para matar leones, elefantes, leopardos y rinocerontes. Según las compañías de safaris, España ya es la segunda potencia del mundo en número de cazadores en África, por detrás de EEUU.

El cazador Carlos Mas, posa sobre un facóquero en Zimbabue.

A pesar de su rechazo inicial, muchos conservacionistas admiten, de forma sorprendente, que esta avalancha de cazadores está contribuyendo a la conservación de las especies.

En África, la conservación de la biodiversidad dista mucho de ser una prioridad de los Gobiernos. Por eso, cualquier iniciativa de carácter medioambiental tiene que ser capaz de autogestionarse. Si la población local no obtiene una contraprestación, la conservación es una batalla perdida. Por ello, países del sur del continente, como Namibia, Botsuana y Suráfrica, han adoptado la caza regulada como un mal menor.


Puedes leer la noticia completa, en su medio original.

2 comentarios:

Mamen dijo...

Qué pena. Qué placer encontrará la gente en matar. Jamás lo entenderé. Yo creo que en el fondo todos tienen un complejo de inferioridad que anulan sintiéndose superiores ante un animal con escopeta en mano. Lástima no se les dispare al revés.
Lo siento es que es superior a mí.

Mr Blogger dijo...

Y cuando en las reservas de indios queden pocos y no haya fondos para mantenerlos... ¿se abrirá una caza controlada para sacar fondos para asegurar la continuidad de la "especie"?