jueves, 23 de octubre de 2008

El cerebro 'diestro' de los gorilas y los humanos

Un grupo de investigadores de la Universidad de Sussex, en Reino Unido, acaba de descubrir que la comunicación entre los gorilas está relacionada con el hemisferio izquierdo de su cerebro, igual que ocurre en los seres humanos.

La responsable de este trabajo ha sido la psicóloga británica Gillian Sebestyen Forrester, que desarrolló un nuevo sistema para analizar el comportamiento de los gorilas que viven en cautividad.

Un gorila, en República Democrática del Congo . (Foto: Gustavo Catalán)

Gracias a este método pudo comprobar que en estos grandes primates son diestros y que el hemisferio izquierdo de su cerebro no sólo es el que controla la parte derecha del cuerpo, sino también las partes implicadas en el desarrollo de su sistema de comunicación, como son la cabeza y la boca.

Es lo mismo que ocurre con los humanos: el hemisferio derecho del cerebro controla el lado izquierdo del cuerpo, y viceversa. A los cinco o seis años uno de ellos se convierte en dominante. Si es el izquierdo, será el hemisferio del lenguaje; si es el derecho, será el de las emociones.

En el caso de esta investigación se muestran convencidos de que sus resultados con los gorilas podrían proporcionar pistas importantes sobre la evolución de la lengua en los seres humanos.


Puedes leer la noticia completa, en su medio original.

6 comentarios:

anselmo dijo...

Creo que cada vez queda más claro que la diferencia entre humanos y monos es más cuantitativa que cualitativa.

patata dijo...

Hay un tema que me ronda desde hace tiempo: igual que el hombre pudo evolucinar, ¿evolucionarán los gorilas hasta convertirse en neanderthales?

Ralph dijo...

Yo comparto la duda de patata con el hecho de que dos seres tan semejantes tengan esa diferencia de capacidades ¿qué pasó para que esto ocurriera?

PIER BIONNIVELLS dijo...

Es que somos más parecidos de lo que creemos.
abrazos.

Hasta los cojones. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hasta los cojones. dijo...

Aquí cometí un error, no deberia habertelo dicho. Mierda, lo siento.

Un beso.