sábado, 18 de octubre de 2008

Vivir bajo cero sin congelarse

En los animales, lo habitual es que la sangre y otros fluidos se congelen; que los cristales de hielo rompan las membranas celulares y que las células se deshidraten, entre otros efectos.

Pero todos tenemos distintos mecanismos para evitar la congelación (el primero, y más sencillo, es evitar las zonas frías), y los nototenoideos, conocidos por su asombrosa capacidad de sobrevivir a temperaturas bajo cero, en el océano Antártico, tienen uno muy particular: logran crear su propio 'anticongelante' fabricando proteínas (glicoproteínas, con moléculas de azúcar) para impedir la nucleación del hielo que da lugar a la congelación.

El mecanismo -las proteínas se adhieren a los cristales de hielo en la sangre- funciona sólo hasta los dos grados bajo cero, perfecto para un océano que nunca baja de los -1,9ºC. ¿Pero cuál es el perfil genético que otorga este don a los peces del Antártico?

La especie de "pez anticongelante" 'Trematomus hansoni', capaz de vivir a temperaturas bajo cero. (Foto: Christina Cheng and Kevin Hoefling).

Christina Cheng y sus colegas analizaron la expresión genética en tejidos de cuatro órganos de la especie de peces "anticongelantes" más representativa del océano austral, 'Dissostichus mawsoni'.

Como era de esperar, los investigadores hallaron que muchos de los genes que estaban sobreexpresados en esta especie con respecto a las de aguas cálidas tenían relación con la capacidad de soportar ambientes fríos y ricos en oxígeno.

Según los investigadores, los hallazgos podrían servir para comprender mejor los efectos del calentamiento global sobre estos peces.


Puedes leer la noticia completa, en su medio original.

7 comentarios:

Inés Bohórquez dijo...

Hola amiguita:
siempre que te visito aprendo algo nuevo.

Me encanta esa pasión que desbordas por los animales y lo hermoso de tu blog!

Que belleza de mundo en el que vivimos cierto? tan solo un poquito de conciencia daría una vida mas longeva a todos !

un abrzo y muchas bendiciones!

SolraC dijo...

Hola, ¿que tal?. Me llamo Carlos y soy el propietario del blog http://solrac-blogofall.blogspot.com/ y estoy participando en el concurso de los Premios 20blogs para dar a conocer mi blog.
Te invito a que lo visites y en caso de que te guste, a que lo votes. Muchas gracias :)

PD: no he votado tu blog y me resulta muy interesante, no he votado en tu categoría y es probable que te vote. ¿has realizado algún voto en la sección de blog personal? graciasss

Alicia M dijo...

Estupendo descubrimiento! enhorabuena por el blog.
Un abrazo desde Lápices.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pues ya ves, en vez de congeladores, ahora vamos a tener peceras y acuarios...
jajajaja
Saludos

___________________ dijo...

Me ha parecido una noticia interesante. No deja de asombrarme la capacidad que tiene la vida para adaptarse a las circunstancias más extremas. Es justamente esa habilidad la que me da esperanzas de que el ser humano no se lo cargue todo :s

Yeli dijo...

En mi hábitat no tenemos temperaturas tan extremas. Muy interesante.
Un abrazo
Yeli

CioN dijo...

que interesante el post. Lo bueno de la diversidad es que cada animal está adaptado a su medio de formas increibles