lunes, 29 de diciembre de 2008

Suspiros de gorila

Viendo sus gestos, casi cuesta creer que no sea humano…


Este es Upala, un bebé gorila nacido en Alemania que hace unas semanas se mudó al Zoo Wilhelma, donde tienen una guardería especializada en cuidar a los pequeños simios nacidos en cautividad en Europa que han sido rechazados por sus madres.

Foto: Volker Wust.
Vista en MUY Interesante.


3 comentarios:

anselmo dijo...

Dios, que cosa mas bella. Y flipo con lo de la vaca y la cerveza.Viven a cuerpo de rey. Eso si, no viven mucho

Ralph dijo...

Es una esperanza que exista ese tipo de guarderias, pero debe ser un poco triste lo del tema del rechazo maternal.

Chocolatecontrocitos dijo...

Qué ojitos más lindos...