domingo, 1 de febrero de 2009

Un mensaje para Harpo

Queridos lectores:

He de confesar que en todo este tiempo, además de animarme profundamente, vuestro comentarios han llegado a sorprenderme e incluso a emocionarme en más de una ocasión. De entre todos ellos uno escrito por Nacho Cembellín en una entrada del pasado mes llamada "No hace juego con los muebles" lo consiguió especialmente.

En él, embargado por el cariño y la tristeza de haberle perdido, nos hablaba de su querido Harpo:
"Hace dos semanas, justo antes de emprender un viaje, tuve que sacrificar a mi perro. 12 años de convivencia... no era ya una relación de humano y perro sino de dos viejos amigos. Nunca me falló y no se si yo puedo decir lo mismo de mi. Le echo tanto de menos que escribo aquí sin saber muy bien por qué. Sé que el comportamiento de Harpo estaba inscrito en sus genes y que todo antropomorfismo por mi parte sólo es eso pero joder, como duele, joder que mierda.

Alguien me dijo un día que Harpo era mi talisman y a pesar de no creer en comentarios así siempre lo creí.


Era un cocker de manto azul ruano con alma de labrador, eterno compañero infatigable en mis entrenamientos, escapadas al monte o paseos urbanos. Siempre suelto, sin ataduras pues sabía dónde parar o dónde esperar.

Foto de Harpo proporcionada por Nacho Cembellín.

Aprendí más de él que de la mayoría de la gente que conozco. Nunca inició pelea alguna, huyó lance o hizo un gesto ostíl a persona o animal. Seguro, pacinte, altivo y noble, sobretodo noble. Aunque tambien llorón y glotón pero incluso eso le hacía más especial.

No pegaba con mis muebles pero si conmigo.

Sufría cada vez que le dejaba esperando en la puerta de un establecimiento, si alguien que no fuera yo le sacaba de casa estando yo dentro, la salida era puramente anecdótica y nunca, nunca pudo dormir si antes no tenía su ración de confirmación de manada, sus cinco minutos de frotes, golpes y recuerdos de lobo que algún antepasado suyo fue.


Tío, cómo te echo de menos".


******
Con su permiso he querido rescatarlo, aparte de para dedicarle desde aquí un pequeño homenaje a su inseparable compañero, porque no encuentro una manera mejor de inaugurar una nueva sección de Anima-blog donde serán vuestras mascotas y la relación que os une con ellas las auténticas protagonistas.

Ahora os toca a vosotros participar.


Así que si queréis presentarnos a vuestra mascota, hacerle un homenaje, contarnos algún recuerdo o simplemente compartir con nosotros todo lo que os aportan estos granujillas en vuestra vida, no dudéis en mandarnos algunas palabras acompañadas de una foto suya a la siguiente dirección de correo electrónico:

Anima-blog@hotmail.es

5 comentarios:

kyle xy dijo...

Joder valla historia más triste la de harpo, y es que a veces se les coje un cariño...
SALU2

Carluso dijo...

Da mucha pena esta historia, la verdad, gusta que la gente deje comentarios y participe activamente en nuestros blogs...
Un saludo

Arcángel Mirón dijo...

Me gusta esta iniciativa, y me encanta este blog.
Ahí te mando una foto de mi Pepo.

:)

Un abrazo.

moderato_Dos_josef dijo...

Mi pesar y sentir para Harpo y su dueño. Magníficos sentimientos de nobleza y de cariño...

hominicaco dijo...

plagiooooooooooooo