martes, 12 de enero de 2010

Unos asaltantes diferentes

La primera advertencia que nos hacen al entrar en los safari parks (lugares en los cuales podemo encontrar animales en estado de semilibertad) es que, por razones de seguridad, mantegamos tanto las puertas como las ventanas completamente cerradas y no demos de comer a los habitantes del lugar, por muy mansos y simpáticos que estos puedan parecernos.

Por supuesto, el Knowsley Safari Park de Gran Bretaña, donde viven unos 100 ejemplares de papiones oliva, no es ninguna excepción en cuanto a las restricciones se refiere. Sin embargo, poco puede hacerse cuando a estos traviesos les da por ponerse a hacer el gamberro.

Sin ir más lejos, en el caso de la siguiente fotografía (que puedes ampliar pinchando sobre ella) los pillos averiguaron el modo de abrir el maletero de techo ante la incredulidad e impotencia de la conductora, que vió como un grupo de macacos se hacía con todas sus pertenencias.

Tal es el talante pirático que se gastan y la efectividad con que actuan que incluso se rumorea que algunas bandas organizadas dedicadas al robo y el pillaje se están pensando seriemente el contratarles.

Foto: Martin Birchall.
Vista en MUY Interesante -nº344-.

3 comentarios:

Sidel dijo...

Jajaja, estos monos no se andan con chiquitas! hay que tener cuidadin que son muy pillos! ;)

Ralph dijo...

Es que todo se termina aprendiendo, hasta lo malo je je je. Saludos.

bluesky dijo...

Very interesting!