viernes, 9 de abril de 2010

Cómo ser un buen jefe, según el lobo

Un animal que históricamente ha alimentado famosos temores literarios, ahora es observado con interés por un grupo de sociólogos alemanes que dirige un novedoso curso de liderazgo inspirado en la forma en que los lobos -los machos alfa- dirigen su manada.



Video: BBC Mundo.

7 comentarios:

Iruk Asturias y Marisa dijo...

Ahí lo tienes Perse! Al menos algunos ya se van dando cuenta de nuestra especie tiene mucho que ofrecer. ;)

Francisco Chávez dijo...

Me gusta mucho la analogía. Tiene tanto de cierto.

dany dijo...

El lobo es el animal que más me atrae, no en vano, mi nick desde los inicios de internet siempre ha sido "lobo_",(que tiempos aquellos de inforchat) tengo una gran admiración sobre este animal, siempre lo digo, libre, bello y salvaje, se guían por jerarquía, toda la manada es como un ejercito donde cada uno tiene su rol y su lugar,y la raza humana como siempre, estuvo a punto de acabar con ella.
En fin,muchas cosas aparte de como liderar una manada tendríamos que aprender del lobo.
saludos desde:
http://habladuriasymassandeces.blogspot.com/

Nacho Cembellín dijo...

Afortunadamente cada vez más se empiezan a ver noticias sobre las comunidades de lobos y su forma de comunicarse y convivir. Las antiguas creencias de machos y hembras alfas han calado demasiado hondo. En realidad son familias lideradas por los padres dónde la fuerza de los progenitores es su sabiduría condición de progenitores. Un padre nunca se pelea con sus hijos y un hijo, aprende de sus padres.

Sidel dijo...

Si es que tenemos que aprender tanto de los animales...Adoro los lobos! saludos

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, felicitaciones desde Chile!

cursos de direccion de empresas dijo...

Muy interesante aporte. Ser jefe no es nada fácil. El liderazgo es un proceso que implica no solo la capacidad de tomar decisiones, sino la habilidad de desarrollar una cierta estabilidad emocional. Será fundamental adquirir la confianza pero al mismo tiempo el respeto de los dirigidos para que estos desarrollen tareas encomendadas de manera responsable y eficaz.