miércoles, 23 de mayo de 2012

Ventajas de ser el macho alfa

Ser el líder podría ser la clave para gozar de una salud de hierro, al menos así sucede en las manadas de babuinos. Y es que un estudio recientemente realizado por las universidades de Princeton, Duke y Notre Dame (todas en EEUU) demuestra que los babuinos dominantes se recuperan antes y son menos propensos a enfermar que el resto de los machos de la manada.

Las autoras de la investigación, Elisabeth Archie, Jeanne Altman y Susan Alberts, analizaron la población de babuinos del ecosistema del Parque Nacional de Amboseli (Kenia). Y sus resultados indican que el estatus social está asociado con una cicatrización más rápida de las heridas.

El hallazgo es algo sorprendente, habida cuenta de que los líderes experimentan altas dosis de estrés, lo que merma la respuesta inmune.

Los investigadores examinaron una base de datos de 27 años con información sobre las enfermedades y las lesiones ocurridas en los babuinos salvajes masculinos de forma natural. Aunque la investigación sobre la salud y las enfermedades de los animales en el laboratorio ha sido muy extensa, este estudio es uno de los más completos que se haya realizado jamás en animales en un entorno natural.

Los científicos investigaron cómo las diferencias en la edad, la condición física, el estrés, el esfuerzo reproductivo y los niveles de testosterona contribuyen a las diferencias en las funciones inmunológicas relacionadas con el estatus social. Investigaciones previas ya habían demostrado que los altos niveles de testosterona y los esfuerzos intensos de reproducción pueden suprimir la función inmune y son más altas entre los machos de alto rango.

Sin embargo, concluyeron que los machos alfa son menos propensos a enfermarse y se recuperan más rápidamente de las lesiones y de las enfermedades que los machos de bajo rango. Los autores sugieren que el estrés crónico, la vejez y el mal estado físico asociado con el bajo rango pueden suprimir la función inmune en machos situados en la parte baja de la pirámide social.

Así pues, y en propias palabras de Carolyn Ehardt, una experta de la NSF (organización que financió la investigación), "esta investigación comienza a desmenuzar las ventajas y desventajas, tanto en las altas como en las bajas posiciones sociales en los primates, lo que nos incluye a nosotros mismos, que pueden conducir a la comprensión de los efectos de la situación social en la enfermedad y en la mortalidad".

Puedes leer la noticia original, en su fuente de procedencia.

2 comentarios:

Jessica dijo...

Todos quieren ser el macho alfa, y no me refiero sólo a los animales de cuatro patas... jeje.

Un abrazo!

Perséfone dijo...

Jessica - Pero mira que eres mala jejeje.

Un besote.