lunes, 17 de agosto de 2009

Los monos compensan con amistad a quienes les imitan

Al realizar varios experimentos con capuchinos, una especie de mono muy sociable, un grupo de investigadores estadounidense descubrió que los animales preferían a los humanos que imitaban sus acciones de forma inmediata antes que a aquellos que realizaban acciones similares pero no simultáneamente.

Parece ser que los monos miraban más tiempo a sus imitadores humanos, pasaban más tiempo cerca de ellos y también interactuaban más con ellos en un intercambio de objetos por comida en comparación a cómo respondían ante humanos que no los estaban imitando de forma directa.

Dos monos capuchinos descansan en una rama (Foto: Elisabetta Visalberghi).

Los investigadores también confirmaron que era el acto humano de imitación lo que conseguía el afecto de los capuchinos y no simplemente la mayor familiaridad o atención percibida por los monos.

El estudio parecería incluso absurdo si no fuera porque esa tendencia de los monos capuchinos es igual a la de los seres humanos que prefieren el comportamiento de otras personas que sutilmente repiten sus gestos y esta observación de la forma en que la imitación promueve la amistad en los primates podría ayudar, según Duane Alexander -director del Instituto Eunice Kennedy para la Salud Infantil y el Desarrollo Humano (NICHD)- a conocer problemas de imitación y relación social de las personas, como algunas formas de autismo.


Puedes leer la noticia completa, en su medio original.

2 comentarios:

no comments dijo...

En el fondo tenemos tanto en común...

Un saludo indio

Perséfone dijo...

no comments: yo cada día lo tengo más claro...

Mil gracias por pasar.

Un abrazo.