jueves, 2 de febrero de 2012

Evalúan el potencial de los leones marinos para el salvamento marítimo

El Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia evalúa el potencial y la capacidad de los leones marinos para facilitar las labores de rescate y salvamento marítimo, una idea que es pionera en Europa, y prácticamente en el mundo.

El veterinario responsable del Oceanogràfic, Daniel García, explica que "cualquier cosa que pueda hacer un buceador" (como las acciones que se están llevando a cabo por parte de los buzos en el Costa Concordia), el león marino puede ser muy buen asistente.

A este animal, de hecho, se le puede "desde colocar una cámara para ver si en los compartimentos del Costa Concordia quedan víctimas, a qué profundidad se encuentran" o que se las pueda marcar para alertar de su situación. Igualmente pueden ayudar si se tienen que ir colocando explosivos para hacer aperturas en el barco, y bajar y subir el material, sin que el buceador tenga que hacer las descompresiones.

Según ha explicado, hasta ahora la única noticia de que se disponía de su utilización es en la Marina americana que los usa, supuestamente, con fines militares defensivos, para vigilancia en puertos o recuperación de objetivos.

La Generalitat resalta que "dadas las extraordinarias habilidades que estos animales han desarrollado a lo largo de su vida evolutiva para desenvolverse en el agua (excelente visión submarina y capacidad auditiva) los leones marinos podrían colaborar en las labores de salvamento y rescate de vidas humanas en aguas abiertas, fundamentalmente cuando las condiciones en las que se realizan estos trabajos hacen difícil o imposible llevar a buen término estas tareas".

Éste sería el caso de la aproximación a las víctimas en aguas costeras peligrosas para las embarcaciones de salvamento o los socorristas, la búsqueda de cadáveres sumergidos, el transporte de "líneas de vida" a embarcaciones en situaciones de rescate de extremo peligro, la estabilización de la línea por la que baja el rescatador desde el helicóptero, los rastreos en aguas fluviales y ríos de difícil acceso o la recuperación de objetos en el agua.

Estos animales no sólo son expertos en la localización de objetos en condiciones difíciles, sino que también "tienen la capacidad de maniobrar en espacios estrechos y pueden ir a la orilla si es necesario, lo que les hace especialmente interesantes para un rescate combinado tierra-mar o en casos en los que la víctima se encuentre en zona rocosa o de acantilado de difícil acceso". Otra ventaja adicional es que pueden hacer repetidas inmersiones en aguas profundas sin sufrir los efectos de la enfermedad de descompresión como les sucede a los humanos.

Para este entrenamiento, se utilizan animales nacidos en el Oceanogràfic. Desde el momento en el que nacen, los entrenadores "dedican mucho tiempo a estar junto a ellos jugando y desensibilizándolos al contacto con los humanos". Gracias a este contacto temprano con las crías, se consiguen animales dóciles y fáciles de manejar en entrenamientos futuros.

En las primeras etapas, a través del juego e interacciones con ellos, "se les acostumbra a múltiples objetos y personas diferentes para conseguir la mayor desensibilización posible". Una vez se destetan las crías y comienzan a comer pescado se inicia el entrenamiento.

En primer lugar, se les enseñan ejercicios de control básico para su manejo, para luego pasar a entrenamientos específicos de rescate, como por ejemplo localización de objetos escondidos en el tanque, colocación de un arnés o llevar una línea de vida como una cuerda o un flotador a una victima.




¿Y tú, qué opinas al respecto?

2 comentarios:

El gen de Ayla dijo...

Tienes un blog maravilloso, lleno de pequeños seres a los cueles les debemos mucho cariño y respeto. Enhorabuena!

Un saludo!

Perséfone dijo...

El gen de Ayla - Muchísimas gracias por pasar y dejar unas palabras tan bonitas. Me alegra muchísimo que te guste lo que ves.

Vuelve cuando quieras :)

Un sabrazo.